sábado, 8 de septiembre de 2012

Un combate de boxeo

Escribir es parecido a un combate de boxeo, el escritor, al igual que el púgil, se prepara para dicho encuentro pensando en el contrincante, planeando su estrategia y sus movimientos teniendo en cuenta las aptitudes y debilidades del otro. Un universo de gente trabaja como hormigas para crear el hormiguero imaginario de la trastienda y las reglas del juego, pero al final es siempre un hombre el que decide y el que se juega el pellejo. Siempre es otro hombre, ajeno al combate, el que se beneficiará de los aciertos o la cobardía de éstos hombres.

No hay comentarios: