viernes, 9 de septiembre de 2011

Nada más hermoso

No hay nada más hermoso que un choque de autos
contemplar los caballos de metal enfermo
destrozándose
adquiriendo la forma del caos
y acaso del universo
y del amor y de dios.

Las almas lentamente
carbonizándose
migrando
casi en paz
de ésta existencia.

Ya no tendrán que pagar el gas
ir a trabajar
o atender el teléfono,
nadie volverá a llamarlos nunca
ni les desearán más la muerte.

El mundo que abandonan
seguirá funcionando sin ellos

los segundos serán
igual de pastosos en los relojes.

Los autos terminarán de incendiarse,
luego los quitarán del paso

ya no correrán por las calles enfermos
pasarán a retiro
continuarán el ciclo
tomando del buen sol
en un desarmadero.

No hay comentarios: