jueves, 17 de marzo de 2011

Nunca fui de beber solo. Pero cuando estás en la calle y tenés una botella llena de licor, por más terrible que sea tu desesperanza, por más lejanos de los del resto del mundo que sean tus sentimientos, siempre encontrás a alguien con quién bajarla.

No hay comentarios: