miércoles, 16 de marzo de 2011

Manejo de armas

Ví un pibe de unos siete u ocho años en la peatonal, venía de la mano de su madre. Cuando le crucé por enfrente, el me apuntó con una réplica de un calibre 38 de caño largo. Me miró a los ojos y lo bajó. Se me ocurrió que a los policías habría que darles armas de juguete y a los niños las verdaderas.

No hay comentarios: