domingo, 6 de diciembre de 2009

El tiempo de los asesinos

Soy el asesino despiadado
que espera en la oscuridad,
silencioso, inestable
aquel que sus problemas lo desbordan
y ya no puede llorar

ni sentir nada,
solo confusión

y un río de sangre
en la noche intempestuosa.

Soy el espantapájaros hecho carne,
al que le insertaron una razón rudimentaria
y sentimientos, pero no pudo manejarlo
y se hundió en el dolor de este mundo
al que sin explicaciones lo arrojaron,

donde todo se resume a matar y morir.

No hay comentarios: