martes, 28 de abril de 2009

La condición humana

Otra vez estoy sentado en un cordón,
como tantas veces, como hace mil años,
observo la gente pasar con su noción del tiempo
hablando por celulares, sus colores apagados.

Pienso que seguramente algo anda mal en mi vida
que también soy parte de ese paisaje sombrío
y solitario que es la humanidad,
que personajes demasiados siniestros
me visitan con demasiada frecuencia
y yo les abro la puerta.

No estoy cómodo en ningún lado
mis miedos, mis necesidades no me pertenecen
son parte de una histeria global.

La música que pasan en nuestras radios
las políticas, los billetes, las iglesias
todos veneran ídolos falsos.

Falsos como el dolor que atravesamos
como cada flagelo de los hombres
a su propia integridad.

Como aquellos años
que todos fingían ser felices.

1 comentario:

poeta agricultor dijo...

la crónica de una época / muchos nos sentimos así, negro