domingo, 4 de enero de 2009

Humanización

Soy esclavo, del mundo material
de preocupaciones, de la caída de colores
del odio, los celos, la hipocresía
los vicios, la putísima ansiedad.

Soy el asesino del instinto,
el que renegó de sus árboles
de su familia,
y se fue del valle para siempre.

Soy el que vendió su alma y su cuerpo
otra mártir del silencio
un justiciero que descansa
una mente que no es nada.

Soy esclavo de ese mundo material
contra el que tanto predico,
pero también otra célula revolucionaria
derrumbando con armas precarias un imperio.