viernes, 9 de enero de 2009

Aclaración sobre la entrada chocante que a ésta continúa

El sábado tuve una noche muy extraña, arranqué con un vermusito con el tío Ernesto jugando una generala, que pin que pan que fueron cayendo los pibes pintó un cachenguete, una virusa, y a partir de eso solo locuraaaa... Se me apagó la tele.
Al día siguiente me despierto con un dolor atroz de cabeza, gusto a colillas en la boca y un facazo en un costado. Tenía en mi mano un poema escrito en un papel higiénico usado, de mi letra, y firmado por un tal Negro Maderfáker. Es una mierda, pero lo subí para documentar este extraño episodio psíquico que me tocó vivir. Ah, me olvidaba: me obligó a hacerle un blog.
.
.

No hay comentarios: