martes, 14 de octubre de 2008

Ocupación y resistencia

Acá todavía el agua es gratis
y no está tan contaminada,
pronto vendrán los yanquis
y nos dejarán sin nada.

Vienen de todos lados arrasando,
luego irán más allá, están jugados
no tienen nada que perder
salvo la asquerosa vida.

Están en todos lados, entre nosotros
nosotros somos ellos, la puta madre
estos forros, como nos están cagando,
un momento, nosotros somos ellos.

Somos los mismos. Puede ser
que estamos demasiado complicados
y nada, si uno se detiene a pensarlo
tiene mucho sentido, de lo que hacemos



Como trabajar, coger por coger, drogarnos, mirar televisión, talar un árbol, escribir, matar a alguien, mentir, ser suspicaz, etc.


II

Todavía el aire es gratis
pero no falta tanto
para el impuesto a la lluvia,
la prohibición de estar enamorado.

Ahí tomaremos las armas
y liquidaremos
a los invasores de sueños.

Volveremos a ser libres,
viviremos con justicia
por los que murieron resistiendo.

Para ellos las victorias
las derrotas, los empates,
para los hombres y mujeres
que vivieron para ser libres.

3 comentarios:

Pio dijo...

Ayer escuché una canción de Crisantemo que se llama "Anclado al suelo", al margen de que es un re tema, habla de más o menos lo mismo. Deberías escucharla, es una masa.

Adrian Orellano dijo...

Me encanta que estés pensando en esa revolución, en la que los sentimientos y la libertad se replanteen como sustancia primordial de la vida.
Cada vez es más una palabra vacía, una ilusión, una mentira y esas ideas y sentimientos desaparecen bajo el yugo de un mundo insensible que nos transforma en autómatas preprogramados sin el aprendizaje de SENTIR.
Por eso me sumo a la fuerza de esta resistencia:
No temo a sentir aunque las personas alrededor me claven mil lanzas.
No temo a pensar aunque los líderes del mundo me dejen tirado en una zanja, muriendo de hambre o abandono.
No temo a ser libre, aun cuando esta libertad me lleve a morir en una celda.

Ale dijo...

Salú Señor de los Parques.

Por el feriado de octubre anduve por esas Tierras de Vizcachas donde llegaron a mi tus bienvenidas palabras.

Ahora, durante "la mudanza" de aquella compañera de viaje, me encontré con el viejo fanzine que no había leído antes.

Y aquí ando, disfrutando de las buenas melodías que propone este blog, como sucede en este pots.