viernes, 19 de septiembre de 2008

Mozart, 2do mov.

..........Detenerse un momento en la batalla, orar nuestros muertos, orar todos los muertos, orar un nuevo amanecer. Por un mundo sin odio. Que todos comprendamos instantáneamente. Ya pasaron otras veces estos tiempos, donde el hombre rompió la armonía con la naturaleza. Pero en distintas guerras, en distintos rincones ocultos del planeta, hubo paz. Hombres buenos tuvieron buenas mujeres, criaron hijos buenos, fueron amigos de sus vecinos y de los de enfrente.

2 comentarios:

Adrian Orellano dijo...

Creo en la gente buena.

Adrian Orellano dijo...

es increible pero he estado pensando en lo mismo. no habia leido esto cuando comencé a pensar en:
"Creo en la gente buena."