lunes, 22 de septiembre de 2008

El Karma de la renovación

..........Son las cuatro y pico, y sigo preso de mis obsesiones humanas. Subcomandante en Dios, solicito una dosis de nirvana.
.
..........Luz que se debilita, que vuelve a ser, y brilla más que nunca, luego atenúa. Puedo testificar sus miedos y su luminiscencia.

3 comentarios:

Adrian Orellano dijo...

fantastico contraste: miedos y su luminiscencia.
Me gusta lo ciclico, se ilumina y se apaga y se ilumina...
Nirvana: si fuera tan facil conseguirlo como escuchar la banda..
La respuesta esta en el lemon pie.

Adrian Orellano dijo...

estoy en la misma busqueda.

Iván Hirschhorn dijo...

comamos de la maxitorta del amor, donde la dulzura es regordeta...