jueves, 3 de julio de 2008

Mística distorsión

Una difusión envuelve la ciudad
la distorsiona, tiñendo de rosa la noche
humedeciendo los autos
y las personas.

Cambiando los colores las luces,
equivocando las direcciones.

Haciéndonos lejanos
de otros pensamientos,
acercándonos a percepciones
que casi nunca se dejan ver.

Una ciudad más inmensa que nunca,
una realidad que late en carne viva.

Salen a la luz espíritus blancos,
humo que trasciende su propia metafísica
se transportan al ras del suelo
contemplando otra nueva existencia

de calles resurrectas,
nociones discontinuas
de verdades circunstanciales
armaggedon mental

humedeciendo los rincones,
y los mártires mueren
en silencio.

No hay comentarios: