miércoles, 11 de junio de 2008

Vuelo nocturno

Una hoja sobrevuela los techos,
a las cinco y cuarto de la mañana
las ventanas se cierran, al oírse
pasos y murmullos de forasteros.

La impersonalidad marco la noche,
se imprimió en la vida de este barrio.

El frío disipó a los peces que nadaron
a un calor lejano, hasta sentirse a salvo.
Retumban los tambores del tiempo
los trenes pasaron, como siempre.

No hay comentarios: