miércoles, 11 de junio de 2008

Viaje

Las cadenas de este viaje
son livianas y son de sueños
pero las cadenas duelen siempre,
como los humanos que arrastran.

Millones de planetas solitarios,
ciudades de un vasto imperio.

Viaje que multiplica los caminos,
lagos de ardientes precipicios
en túneles cada vez más apartados
o el fuego lejano de las estrellas.

No hay comentarios: