miércoles, 11 de junio de 2008

Vaciamientos

Me miro sin poder entender
que no soy más que una imagen,
como la que devuelve el espejo.

Después de una fiebre intensa,
entonces la vida, y lo que queda,
se vuelven nada: aguas pérdidas
de una noche mojada de pasión.

Va a ser un invierno muy crudo
meses que dolerán en los huesos,
ya me protege tu amor maternal.

No hay comentarios: