miércoles, 11 de junio de 2008

Un Castillo

Mañana despertaré en
otra cama, con otra mente.
Podría perderme para siempre
en la unanimidad de los actos.

Fui juntando monedas
aunque el viaje sería gratis;
entonces con mi dinero construí
un reino salvaje y un castillo.

Llego azotado por tormentas
una necesidad me trajo de regreso;
quería poder contemplar un mundo
extraño, y sentirme olvidado.

No hay comentarios: