miércoles, 11 de junio de 2008

Tan inmenso

Cómo sangre de un sueño,
enfermo en la oscuridad
cuando todo cesa de girar
y me dejo cómo caer.

Cuando todo es tan ligero
que hasta el aire duele,
que hasta los besos duelen.

No hay comentarios: