miércoles, 11 de junio de 2008

Poema, del corazón caliente y la cama fría.

Hoy quisiera dormir tranquilo
quisiera tenerte a mi lado,
como iluminas mis pensamientos
quiero amanecer mojado de ti.

Haces más liviano el peso de mi alma,
eres el final del camino de soledad.
Quiero oler tu cuerpo como esas noches
se muy bien, que tus besos son aliados.

Desapercibí todo cuanto me suscitabas;
me voy con el último suspiro de tus labios
con las palabras entre tormentas eléctricas,
con la mano que busca en sábanas heladas.

No hay comentarios: