miércoles, 11 de junio de 2008

Plegarias

Podríamos morir hoy
y hacer de este, nuestro lecho,
un fuego perdurable al tiempo.

Podemos alzarnos en la búsqueda
de algo precioso, algo eterno;
de la felicidad que escapa a la materia.

Podríamos morir hoy, alma mía,
en un último beso silencioso,
atesorarlo con los ojos cerrados.

Mientras aún podamos sentir
el suelo temblar bajo nuestros pies,

aunque sepamos que las alas
puedan pesarnos camino a casa.

Y sellar con sangre este juramento,
llevaremos solo ilusiones como equipaje.

Podríamos morir hoy, llevando esta
plegaria hacia aguas más profundas…

No hay comentarios: