miércoles, 11 de junio de 2008

Metafísicas

Herí, sin darme cuenta,
me hirieron tanto…
cómo un pájaro en venta
como al silencio el llanto.

Un sentimiento de rebeldía
desperdiciado por no intentarlo.
El perfume traído por el viento
a estos días de otoños tapados.

No hay comentarios: