miércoles, 11 de junio de 2008

Los rostros en los muros

Ruidos ilógicos de
una mecánica ciega,
fauces metálicas
babean sobre la urbe.

En vuelo blanco y sereno,
cruza un ave de papel
dibujando acrobacias.

Los peregrinos
observan indiferentes,
con la despreocupación
que los caracteriza.

El mundo subterráneo
llora sus muertos,
los hacen vapor, y del cielo
cuando caen vuelven a llorar.

Las ofrendas realizadas
a la Santa Madre Tierra.

Una cortina de silencio
se percibe a la lejanía,
apresando a la ciudad,
más allá de los edificios

se percibe, pero no se ve.

Quizás los rostros de cemento,
las voces que vienen del río
sí decían nuestros nombres
y, fieles a nuestra naturaleza
nos acostumbramos a no ver,
no preguntar.

No hay comentarios: