miércoles, 11 de junio de 2008

Incendios

Un lago del color del fuego
se apodera de las almas y el cielo.
En las doradas costas, las alamedas
se dibujan con soñadoras nubes de musgo

y el agua no es agua, es el espejo
del cielo despertando lentamente…
Incendiando la hermosa mañana
insomne naranja amarillenta.

Y luego de horas sin sueño,
casi de repente, el cielo ya no es
una acuarela progresiva, sino
el día enteramente despierto

y con los colores muere la ilusión
y con ella todo, todo muere.

No hay comentarios: