miércoles, 11 de junio de 2008

Esperanzas humanas

Casi como bosquejos,
anteriores a la monotonía.
Entre todas las epopeyas
inconclusas, la humanidad
fluía ensangrentada.

Cielo poblado de aves, que
jamás terminan de definirse,
una tragedia hermosa, eterna
que llora al consumarse.

Los labios que se derriten
en su plegaria silenciosa,
la sal que sella las heridas.

Un amor calla esos labios,
humecta cada célula
de una profunda tristeza.

No hay comentarios: