miércoles, 11 de junio de 2008

Cosas sin nombres

Quiero sentir tanto dolor como sea posible,
respirar y sentir que mis pulmones explotan,
reducir la enajenación de toda una vida,
a una mirada perdida en el espacio

recoger con mi alma la cosecha de estrellas,
amigar mi conciencia con la luz que sea.

Intentar amarlo todo, pero no puedo,
reventar mi cabeza en el pavimento;
tengo las marcas eternas de la piedad
una lengua maldita y ojos de fuego.

Me soñé en un limbo de sensaciones,
tan real, que no sentí estar despierto
imaginé vastos campos de desnudeces,
la frágil y humana condición del vicio.

No hay comentarios: