miércoles, 11 de junio de 2008

Al amanecer

Alguna vez tuve un alma,
algo recuerdo como se sentía.
La perdí caminando un sueño
solitario de calles desiertas.

Naturalmente vuelve a mí,
gotas de luna que duermen
sobre labios rosados, en besos
perdidos en la noche del alma.

Labios amantes y compasivos,
labios que todo perdonan,
que entienden mi humanidad
mis equivocaciones.
Que me aman una vez más.

Vuelvo a caminar mi sueño
solitario, de calles grises.
Cómo este cielo, casi parecen
habérsele desprendido.

Nada parece sin embargo,
tener sentido en la ciudad.

Hace frío.

Los autos comienzan a cubrirse
de una tenue capa de cristal.

Esta amaneciendo…

Las calles desaparecen,
y el sueño se vuelve
menos solitario.

Empiezo a creer que voy a sobrevivir,
para no comprender un nuevo día.

1 comentario:

Anónimo dijo...

mueren los delfines de tristeza, al amanecer las almas se vacían