jueves, 26 de septiembre de 2013

Plenitud lunar EP - Algún Ente


martes, 11 de septiembre de 2012

sábado, 8 de septiembre de 2012

El momento más sincero de nuestras vidas


La tormenta es el momento más sincero de nuestras vidas,
cuando estamos destruidos, cuando no hay a donde correr.
Cuando estás tirado y no hay a quién pedir ayuda,
cuando has defraudado a cada una de las personas que alguna vez confiaron en vos,
cuando estás solo y te ha abandonado toda suerte.

Cuando la noche te acuchilló por la espalda
podés despertar tranquilo, que ya nada será como fue entonces,
 y te das cuenta que fue bueno conocer el fondo
y haberlo vivido tan intensamente.

Fueron buenas las puertas cerrándose
y el techo cayendo sobre tu cabeza
fue bueno matar y fue bueno también morir.

 Aquellos meses bajo los escombros,
fortalecieron tu espíritu
 y tus ansias de libertad.

Y podés salir de tu casa una mañana de un sol que raja la tierra
y sentir que tu alma lo absorbe y crece como una planta.
Sentir que nunca estuviste tan lejos,
 que siempre que sufriste todo esto ya estaba acá,
comprendés una vez máqs que el milagro de la vida
jamás se extingue
aunque no querramos verlo.

Te das cuenta que tu visión te condiciona,
te gustaría arrancártela y tirarla al río,
te gustaría arrancar todas las mentiras
que cubren las ciudades
como la mala hiedra.

Quizás es momento de hacerlo,
quizá fue por eso que no caíste.

Un combate de boxeo

Escribir es parecido a un combate de boxeo, el escritor, al igual que el púgil, se prepara para dicho encuentro pensando en el contrincante, planeando su estrategia y sus movimientos teniendo en cuenta las aptitudes y debilidades del otro. Un universo de gente trabaja como hormigas para crear el hormiguero imaginario de la trastienda y las reglas del juego, pero al final es siempre un hombre el que decide y el que se juega el pellejo. Siempre es otro hombre, ajeno al combate, el que se beneficiará de los aciertos o la cobardía de éstos hombres.

Penumbras

Un hombre como hemos visto muchos, en una habitación deprimente como muchas veces hemos visto y como las que los más perdedores de nosotros hemos habitado. Un hombre rodeado de esas penumbras que nada tienen de metafóricas.

miércoles, 15 de agosto de 2012